martes, 14 de agosto de 2012

Pastas de té Gracitata

Buenas tardes chic@s:

Llevaba muchos días queriendo hacer unas pastitas de té, hacía casi dos años que no las hacía y ahora que mi peque quiere ayudar en la cocina he aprovechado la ocasión para hacerlas juntos.

Son muy sencillas de hacer, tanto que los peques de la casa nos pueden ayudar y muy suaves al paladar. Con un poco de imaginación podréis adornarlas de mil formas. Eso si, os aconsejo que aunque os gusten mucho no os paséis comiendo pues tienen bastantes calorías.

Son perfectas para disfrutar acompañadas de un buen café o té.

Este ha sido el resultado:



Ingredientes para unas 50 / 60 pastas:



  • 400gr de harina de repostería
  • 250gr de mantequilla sin sal
  • 100gr de azúcar o azúcar glass.
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • Guindas rojas y/o verdes
  • Chocolate de cobertura, almendra en daditos, avellanas, nueces, azúcar vainillado, fideos de colores, mermelada, arándanos o cualquier otra cosa que nos guste y con lo que podamos adornar nuestras pastas.
PREPARACIÓN:

Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que esté en punto pomada, si es invierno podemos poner unos 20 segundos en el microondas.

Mezclamos la mantequilla con el azúcar y el huevo, a continuación la canela y la pizca de jengibre y añadimos el harina y amasamos. No demasiado, lo justo para que se integren bien los ingredientes.

Hacemos una bola con la masa y la envolvemos en papel film. Enfriamos en la nevera durante una hora mínimo.

Una vez fría la masa iremos pre-calentando el horno a 175ºC retirando previamente la bandeja del mismo.

Extendemos la masa sobre una superficie plana con la ayuda de un rodillo hasta que tenga un centímetro de grosor más o menos. 

Vamos cortando las formas deseadas con los corta pastas. Si no tenéis corta pastas podéis hacerlo con una manga pastelera (con la masa sin enfriar) o cogiendo bolitas con las manos y dándoles la forma deseada.

Colocamos las pastas en la bandeja del horno a la que le habremos puesto un papel vegetal o de hornear, con cuidado para que no se rompan ni deformen. 

Ahora es el momento de adornarlas: podeis usar medias guindas, frutos secos, mermelada, arándanos, azúcar, canela...o cualquier otro ingrediente que os guste para poner a vuestras pastas. 

Metemos al horno a media altura durante 15 minutos o hasta que empiecen a estar doradas.

Retiramos del horno  y dejamos enfriar en una superficie plana.

Si las queréis bañar en chocolate ahora es el momento. Para ello derretiremos al baño maría un buen chocolate de cobertura con una cucharadita de mantequilla. Cuando se comience a derretir retiramos del fuego y terminamos de derretir. Bañamos las pastas una vez frias y las dejamos en la nevera hasta que el chocolate endurezca.

Las manipularemos con cuidado pues son delicadas y tienden a romperse si no se tratan con cuidado, las pondremos en una bandeja o lata para conservarlas mejor.


Y ya veis el resultado, son unas pastas dignas de la mejor confitería. Os dejo otro ejemplo, estas son las que hice la vez anterior, para que veais la de posibilidades que tienen ;) 
Un abrazo.








3 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu visita, me ha gustado mucho lo que he visto, y estas pastas tienen una pinta deliciosa. Tienes una seguidora más.
    Muxus

    ResponderEliminar
  2. seguro que están riquísimas¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Mmmmmm... me encatan las pastas de té.. Tengo que hacerlas ya! jajaja

    ResponderEliminar

Déjame tu comentario, consulta o sugerencia aquí: